Reduce la basura de tu hogar junto a La Ortiga

Hogar Sustentable

Cada día generamos más basura, contribuyendo así a que los residuos se conviertan en un gran problema. En nuestro país se producen 6,7 millones de toneladas de residuos domiciliarios al año. Esta alarmante cifra llama a la necesidad de hacernos cargo de la generación de residuos, tratando de disminuir -ojalá al tope- la basura que llega a los rellenos sanitarios. Es por esto que en La Ortiga te ayudaremos a disminuir de forma considerable la “basura” que se genera a nivel domiciliario, analizando las zonas donde más se consume y te acercaremos alternativas sustentables para por fin poder eliminar la basura de nuestra vida.

Uno de los sectores que más genera “basura” es la cocina, lugar donde el 50% de los residuos son orgánicos, por lo que el compostaje se presenta como la mejor solución para disminuir el nivel de residuos. Así mismo, uno de los materiales que más encontramos en la cocina son los plásticos, material que ha estado en constante crecimiento tanto en su producción como en su utilización en la cocina, esto se debe principalmente a la forma de presentación de productos en envases de plástico desechables, los cuales representan el 40% del total de plásticos producidos a nivel mundial. Un ejemplo de este es el plástico que utilizamos constantemente para envolver alimentos, el clásico “aluplast”, cuya vida útil no supera la semana, mientras que su tiempo de degradación es de al menos 150 años. Sin embargo, actualmente existen varias alternativas para evitar el uso de estos plásticos, una de las alternativas es la compra a granel evitando la compra de ellos y dando cabida a la reutilización de frascos de vidrio, así mismo, existen varias iniciativas de productos que reemplazan al aluplast al permitir la adecuada conservación de los alimentos sin la necesidad de generar basura.

El baño también es un foco en donde se genera bastante basura, por lo que recomendamos en primer lugar preguntarnos si realmente lo necesitamos, si la respuesta es afirmativa, debemos preguntarnos ¿hay algún otro tipo de producto más ameno con el medio ambiente por el que pueda sustituirlo? … a continuación daremos algunos ejemplos:

  • los cepillo de dientes que venden comúnmente en la farmacia o supermercado puede alcanzar a tardar unos 75 años en descomponerse, además se estima que una persona desecha a lo largo de su vida aproximadamente 300 cepillos de dientes, sin embargo, en la actualidad existen varios cepillos que cumplen perfectamente su función y que están hechos con bambú y cerdas naturales reduciendo considerablemente su tiempo de descomposición y su impacto ambiental.
  • las toallitas desmaquillantes de algodón tienen una vida útil tan corta como lo es el tiempo que gastas en desmaquillarte, además debemos considerar que las plantaciones de algodón se caracterizan por ser una de las más contaminantes, sin embargo existen varias alternativas, una de ellas son las toallitas desmaquillantes reutilizables.
  • los envases de shampoo y bálsamo tardan hasta 500 años en convertirse en microplásticos y posteriormente alterar las zonas en donde queden sus residuos. Actualmente existen varios emprendimientos que eliminan los envases y utilizan shampoo y bálsamo en barra al ser una opción más 
  • ecológica, económica y cómoda.
  • máquinas de afeitar desechables está claro que cumplen su función a la perfección, sin embargo, gran parte de su estructura está fabricada a base de plástico el cual no es posible su reciclaje por lo que deben tirarse a los cubos de basura convencionales y su destino terminará siendo el vertedero para una descomposición de por lo menos 150 años. En el mercado también podemos encontrar varias alternativas, como las máquinas de afeitar no desechables las que sólo se recambia la hoja metálica evitando la acumulación de plásticos en los vertederos, así mismo, está la opción de máquinas de afeitar eléctricas.
  • las toallitas higiénicas desechables se caracterizan por ser uno de los residuos más contaminantes del planeta, esto se debe a que no son reciclables y su degradación toma un tiempo aproximado de 500 años, además debemos considerar que cada mujer utilizará en su vida entre 10.000 y 13.000 toallas higiénicas. Hoy en día existen varias alternativas siendo las más reconocidas las toallas higiénicas reutilizables y la copita menstrual.

Por último, la zona de lavandería se caracteriza por ser altamente contaminante para el medio ambiente, esto se debe en primer lugar, a que la mayoría de los detergentes convencionales presentan sales de fosfato, componente potencialmente contaminante para el agua al inhibir la degradación de sustancias orgánicas, así mismo, grandes cantidades de fosfato provoca un proceso de eutrofización en los ecosistemas acuáticos que causa una explosión vegetativa de algas que acaban agotando el oxígeno del agua, provocando la muerte de peces y otros organismos acuáticos. En segundo lugar, está la constante producción de envases de plástico para los detergentes, para la fabricación de un envase plástico de 75 gramos se necesita la emisión de 134 gramos de CO2 y el derroche de 239 litros de agua. La buena noticia es que existen productos que son amigables con el medio ambiente al contener tensioactivos altamente biodegradables y no poseer fosfatos, así mismo, varios emprendimientos poseen la opción de retornabilidad del envase para dejar de consumir envases plásticos cada vez que queramos comprar detergentes.

Esperamos que estos consejos te hayan servido, en LaOrtiga.cl te acercamos diversas alternativas que buscan solucionar la necesidad de no generar residuos en el hogar, puedes visitar el especial "hogar sustentable" https://laortiga.cl/por-categoia/hogar.

Suscribete para recibir ofertas y promociones especiales